Olbia, Nápoles, Roma, Pisa, Florencia, Villefranche, Mónaco y Barcelona con Drone Spain

drone spain

UN DÍA CUALQUIERA.

Eran las 10:00 a primeros de Mayo, yo andaba medio dormido persistiendo en mi rutina como si de un ritual se tratase, todo iba como esperaba hasta que sonó el teléfono.

Lo descolgué y para mi sorpresa me encontré con algo parecido a un “presentador de televisión”, él se hacía llamar Jaime y no, no salía en televisión pero era una de esas personas que con su forma de hablar sabes que te vendería arena en el desierto. Me sorprendió su asertividad, pero más todavía las noticias que traía. Había sido seleccionado como uno de los modelos para grabar el anuncio para la compañía de cruceros Pullmantur en el Mediterráneo, no me lo esperaba.

Envié mis datos hace demasiado tiempo y tan sólo quedaban dos semanas para embarcar. Pensé que no era tiempo para estresarse, este tipo de trabajos te los puedes tomar como un regalo.

PRÓXIMO DESTINO BARCELONA

Ya llegó ese esperado día, habíamos quedado en la estación del Norte de Valencia una parte del equipo a eso de las 17:30. Por suerte o por nerviosismo ya tenía todo listo. Una maleta enorme con todos los estilismos para el rodaje y mi réflex me acompañaban (como no podía ser de otra forma).

Me pasé de puntual llegando cuarenta y cinco minutos antes, esperé un rato hasta que me encontré con el resto de modelos que también habían sido seleccionados. Primero llegó Mar Company y después Cynthia, me alegré cuando me di cuenta que eran tan agradables que podíamos pasarnos una semana estupenda. Enseguida se acercó Guillem Cano, todo un extrovertido. Empezamos a hablar sobre nuestras vidas para empezar a conocernos hasta que nos interrumpieron el equipo de Drone Spain. Allí llegó Jaime, al que ya había conocido por teléfono, también estaba Quique Ramírez y Sandra Solís, nos presentamos.

Para mí el mundo de los drones era un descubrimiento y me dejaba un poco intranquilo, necesitaba saber más y más sobre todo aquello que hacían y comencé a interrogarlos emocionadamente (a pesar de que ya me imaginaba que no es la primera vez que deben de dar este tipo de clases particulares).

Pronto conocí más sobre esta tecnología y también sobre ellos. Quique es uno de los mejores pilotos de drones en España, ya había visto la grabación de los impresionantes videos que esta empresa había realizado, una locura.

No había tiempo para más, teníamos que deambular las maletas hasta el tren. Así comenzó nuestra aventura.

BIENVENUE À BARCELONE

Llegamos de noche y un poco hambrientos, el tren se había retrasado un poco. En la estación nos encontramos a Daniel Muñoz que llegaba desde Madrid en AVE, el era el director de fotografía (ya me cayó bien), sólo dio tiempo a presentarnos. Caminamos hasta la boca de metro y entre los laberintos del subsuelo aparecimos cerca del hotel. Se respiraba otro ambiente, ya no éramos un grupo de desconocidos. Nos poníamos un nombre y detrás de él una historia.

Dejamos las maletas en nuestras habitaciones y bajamos al hall, allí nos encontramos al quinto modelo. Se llamaba Alessandro Jade Cortés, el llegaba en avión desde Málaga, su acento sureño lo delataba por completo, tampoco hubo más tiempo que para ligeras presentaciones, nos teníamos que ir a cenar. Nos acompañó Sandra a los cinco mientras el resto del equipo descargaba la furgoneta. A mitad de la cena llegaron ellos, allí pudimos conocer a Peter y Juanma Dolz que habían venido con el equipo y los drones desde Valencia en furgoneta.

Terminamos tarde y había que despertarse pronto, nuestros intentos de alargar la noche se diluyeron y como buenos amantes de los quehaceres nos fuimos pronto a dormir.

LAS RAMBLAS

Me sonó el despertador, eran las 8 de la mañana y quedaba un largo día por delante. Una ducha, el peinado, los estilismos, el desayuno… Estábamos listos, bajo un disfraz de actores nos fuimos de camino a las ramblas. Allí tanteamos el terreno, todavía nos sentíamos fríos y un tanto incómodos por la presencia de la cámara. Estábamos rompiendo el hielo, debíamos de dar un acting de amigos de toda la vida y nos habíamos conocido el día de antes. Daniel nos daba indicaciones y repetía la escena cuantas veces fuese necesario hasta conseguir lo que estaba buscando, pronto me di cuenta de los roles de Peter que era el cámara y Sandra la foquista. En esta primera escena Mar era la protagonista, ella estaba nerviosa hasta que se dio cuenta que lo hacía genial, tenía que acercarse mientras nosotros la esperábamos riéndonos. En esto Alessandro nos ayudó mucho, de hecho, fue clave.

Planos generales, planos cortos, plano aquí y plano allá, menuda piña estábamos haciendo. Me estaba dando cuenta lo fácil que es trabajar junto a Mar, Cynthia, Guillem y Alessandro.

Era hora de irse, había que recoger todo lo del hotel y embarcar. En un paréntesis entre una y la otra estuvimos viendo el trabajo de esa misma mañana. Aluciné con los resultados (creo que no fui el único, estaban quedando unas escenas impresionantes.

Pullmantur red

Grabación pullmantur

¡ZARPAMOS!

Ya estábamos en el puerto, no habíamos comido (la comida nos esperaba en el barco), entramos por la cola de preferentes y aun así se nos hizo eterno. Quizás no tardamos tanto, pero se hace tan larga la espera con el estómago vacío… Después de todos los actos protocolarios, por fin embarcamos en ese imponente barco apellidado como Sovereign. Alessandro, Guillem y a mí nos tocó en la segunda planta, a Mar y Cynthia les tocó en la tercera. Los camarotes no eran muy grandes, pero si lo suficiente para pasar una semana, total, cada uno tenía el suyo. Pronto nos fuimos a comer. Allí estábamos los 5, poniéndonos las botas, sin dietas ni compromisos en seguir la línea. Habíamos zarpado, ya no importaba. El buen rollo, las bromas, los macarrones por los suelos, ya éramos una gran familia. Se nos hizo tarde, eran las 6 y tocaba empezar a grabar las escenas del barco. Pronto nos fuimos a cambiarnos y en la popa del barco nos encontramos. Misma dinámica pero con la confianza suficiente. Adiós Barcelona.pullmantur sovereign

EN ALTA MAR

La primera noche siempre es la más extraña, no estás en casa y a los delicados del ruido nos costaba dormir un poquito. El vaivén no era muy pesado, aunque ese día creo que todo el mundo lo notamos. La vida en el barco es diferente, te despiertas en la planta dos, desayunas en la once, haces un poco de deporte en la planta nueve, comes en la cuatro y bailas en la ocho. Ese día recuerdo que aprovechando la mañana libre, nos adueñamos del lugar y si no del lugar, al menos, de las escaleras (las teníamos fritas). La misma tarde le tocaba grabar a la familia Moragas, en mitad de la grabación nos presentamos. Eran tan estupendos que daba gusto pasar un rato con ellos antes de comenzar nosotros a grabar. pullmantur sovereign Llegó nuestro momento, no todo era tomar el sol mientras nos contamos nuestras vidas. Aprovechamos el atardecer para hacer unas escenas de, como dice Alessandro, “xelfie y xinxin”. De vicio, todo muy publicitario y riéndonos mucho, total era lo que pedían ¿no? Cenamos con todo el equipo esa misma noche, creo que este fue el momento en el que me di cuenta que no éramos 5 modelos y el equipo de Drone Spain, más bien éramos un grupo de colegas que a pesar de acabarnos de conocer hace pocos días habíamos forjado una buena amistad. pullmantur sovereign pullmantur sovereign

BUENOS DIAS LUNES

Resuena Lisztomania en mi habitación. Es el despertador, que pereza levantarse, no son ni las siete. Comienza la carrera, todos en marcha. Subí unas cuantas escaleras después de arreglarme un poco y comencé el acoso matutino a lo que ya había bautizado como “desayuno típico de barco”: pan con tomante, tortilla de patata y un vaso de leche. Manos a la obra, cargo con la ropa y me llevo la cámara. Igual es un poco estúpido arrastrar la cámara todo el día cuando estás trabajando, pero no puedo despegarme de ella, al fin y al cabo también es una parte de mí. Desembarcamos y por fin tierra firme, estábamos en Olbia, una ciudad situada en mitad de la Costa Esmeralda, la costa más famosa de Cerdeña. Subimos al autobús para dirigirnos a coger el ferry de Palau, estábamos todos por completo, familia, amigos y Drone Spain. Por suerte teníamos prioridad en los embarques y desembarques, íbamos con el tiempo justo. _41A1865 Recuerdo ese viaje en bus como un Dragon Khan pero sin hacer colas antes de subir, disfrutamos de una velocidad controlada sin dejarnos un centavo ¡un lujo! Llegamos a Palau y aprovechando la media hora de espera hasta que saliese el próximo ferry, el equipo se puso a grabar una escena a la familia mientras Alessandro, Guillermo y yo aparecíamos de por medio. Seguramente fuese una de esas escenas que ni siquiera estaría planeada pero que cuando a Daniel le aparece la inspiración se saca de la manga un escenón, quedó muy chula.

Pincha aquí para continuar leyendo (Diario de abordo Pullmantur Sovereign – Parte II)

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (6)

Deja un comentario

Offcanvas

Gracias por visitar nuestra web.