Continuamos con nuestra historia, puedes leer la primera parte del  Diario de Abordo (primera parte)

En la primera parte descubrimos como llegó esta historia a mi vida, como nos encontramos y conocimos y como hemos llegado hasta Olbia, una ciudad situada en mitad de la Costa Esmeralda, la costa más famosa de Cerdeña.

DE BARCAZO A BARQUITO

Nuestra guía nos grita, tenemos que ir corriendo para subir al ferry. Nos montamos otra vez al autobús y ¡alehop! Subimos por la rampa del barco, ya estamos dentro. Veinte minutos son los que nos separan de una isla a otra, ¿veinte minutos? Otra escena.

barquito 1

barquito 2

Mientras Guillem y Cynthia se lo curraban, los demás nos decantamos por disfrutar de las vistas. La brisa del mar, el sol, la compañía ¿Qué más se podía pedir? El mundo está de nuestro lado.

barquito 3

Una vez llegamos a la isla Maddalena, nos dirigimos a una de las playas más bonitas que he pisado. Era maravilloso el contraste azulado del agua que rompían con el cielo y los tonos cálidos de la caliza, digno de ver en drone.

No tardaron dos minutos desde que paró el bus y ya se puso todo el mundo manos a la obra. Sin embargo yo, aprovechando que no me tocaba actuar en ese momento, tome unas cuantas fotografías y me puse a jugar con Hugo (el mayor de la familia Moragas) declarándole la guerra a las medusas, tengo que admitir que me encanta sacar a pasear el niño que llevo dentro.

El equipo de Drone Spain comenzó a volar el drone, aluciné. Enviaban el aparato a dar una vuelta de reconocimiento antes de grabar, tomaron unas imágenes espectaculares. Quique y Daniel coordinaban la grabación de tierra con la del drone, hacían lo que querían con él, nos lo ponían a dos metros y se lo llevaban a doscientos. Mientras tanto, Cynthia y Guillem se marcaron una bonita escena, su acting era tan bueno que hasta yo me lo creí. Concluimos con una secuencia entre Alessandro, Mar y yo ¿entramos al agua y nos mojamos? Trato hecho. Ni siquiera voy a comentar los resultados, solo digo que quiero un drone.

Quique, Jaime y Daniel coordinan la escena entre las tomas de tierra y las tomas aereas.

Nos despedimos de aquel fantástico lugar con unos chapoteos, carreras a caballito y risas, siempre risas.

LA TUMBA DE LOS GIGANTES CODDU ECCHJU

Ya era media mañana, había que ir a la Tumba de los Gigantes y de forma habitual, el reloj corría en nuestra contra. Paramos a comprar unas pizzas en La Maddalena para comérnoslas en el ferry. Marchábamos a ritmos frenéticos y tan justos de tiempo que esta vez nos tocó correr los últimos cien metros hasta el ferry ¡se iba sin nosotros!

Vuelta a empezar, habíamos dejado el ferry, ya estábamos otra vez en Palau y de camino a La Tumba de los Gigantes, cuando llegamos allí, por suerte, le tocaba grabar a la familia Moragas y yo estaba demasiado cansado. No os puedo contar mucho de este fantástico sitio, me dormí. Que bien me sentó aquella cabezadita, el resto salieron del minibús para visitar la zona pero el amor entre mi asiento y yo era mutuo. No me acuerdo quien me despertó, pero enseguida entraron todos y ya nos íbamos a al siguiente destino: Porto Cervo.

bus

NO SIN MI YATE

Si antes era el Dragon Khan, esta vez era la estampida, ahora era imposible dormirse. Cuando llegamos al parking, paradójicamente nos esperaba un trenet, uno de esos que recorren las ferias para que los niños pequeños se den una vuelta. Fue un acierto terminar usando uno de estos cacharros como medio de transporte, continuando con esta escalada de velocidad esperaba que alcanzase los doscientos kilómetros por hora, pero no fue así, no pasó de los treinta, que decepción.

Allí subidos, para no variar, también grabaron unas escenas. Otros en cambio disfrutaban del camino, yo sin embargo, aproveché para hacerles un par de robados.

trenet trenet 2  

Enseguida llegamos a Porto Cervo, anteriormente dominio exclusivo de los más ricos y famosos, acoge calurosamente a cualquiera que desee visitarlo… Con la cartera bien llena, ¡eso sí! En Porto Cervo están los mejores hoteles, balnearios de lujo, boutiques de marca, restaurantes exquisitos, locales de moda y uno de los mejores puertos deportivos del mundo. Un lugar igual de lujoso que bonito.

moragas guillem

Unas escenas de familia, otras de amigos. Un par de vuelos con el dron, unos chistes de Alessandro y unas cuantas fotos entre el camino. Habíamos llegado y ya estábamos de vuelta, ¿dónde estaban nuestras cervezas? Nos las merecíamos pero no podíamos perder más tiempo, el crucero no espera a nadie.

Llegábamos tarde al crucero y había mucha tensión por el camino, Jaime se mordía las uñas mientras el conductor disfrutaba su mejor rally. Llegamos cinco minutos antes de que cierren las puertas ¡Por poco nos quedamos!

Vaya día, por si no estábamos lo suficientemente cansados, aprovechamos para ir al gimnasio. Es lunes, el deporte y la cena baja en calorías ya estaban instauradas como método anti-depresivo ya que ¡Nos hinchábamos a comer!

En los momentos de relax, algunos aprovechaban para hablar con familiares, novi@s y amigos. Tomábamos algo y comentábamos la jugada, aprendimos lo afortunados que nos sentíamos de tener los mejores compañeros en este viaje.

Cynthia

Esa misma noche el “grupo de amigos” visitamos por primera vez la discoteca, no estaba mal. Si el barco era una burbuja, la discoteca era otra que se escondía en su interior. Allí te encontrabas la clase de personas que no te encontrabas en los desayunos, llevaban otro ritmo de vida al que, personalmente, todos recelábamos un poco, al fin y al cabo, estábamos trabajando. Fuimos buenos chicos, lo dimos todo hasta las dos de la madrugada, no sé si por cansancio o por responsabilidad nos fuimos a dormir. Hasta mañana Sovereign.

WE’RE FREE

Me levanté de la cama, eran un martes a las 8 de la mañana cuando me di cuenta que ya habíamos atracado en Nápoles. No tardaron mucho en darnos la noticia: hoy les tocaba grabar todo el día a la familia Moragas. Eso sólo podía significar una cosa, teníamos el día libre.

En el desayuno comentábamos cómo íbamos a plantearnos el día, algunos optaban por acompañar al equipo de rodaje en el autobús y visitar los lugares donde ellos tenían las escenas programadas, otros pensamos que no tendríamos apenas tiempo de visitar esos lugares y lo mejor sería quedarnos en Nápoles. No tomamos la decisión final hasta que no nos plantamos delante del autobús, subimos a él y por la propia inercia de esta toma de decisiones, a los cien metros nos bajamos. Teníamos todo el día para disfrutar de Nápoles.

Como buenos turistas empezamos nuestro recorrido por las calles más características de la ciudad, nos sorprendió habernos encontrado con tanto número de españoles viviendo en aquella ciudad, parabas a preguntar a las personas que se cruzaban en la acera y eran unas cuantas las que te respondían en tu idioma. Así era imposible perderse.

Caminábamos por la vía Toledo, una calle peatonal donde no dejábamos de detenernos en las pequeñas tiendecitas. Esto lo repetimos numerosas veces, hasta que nos metimos de lleno en las callejuelas de la ciudad. Nos quedábamos un poco sorprendidos, a algunos les recordaba a Portugal por su estado de antigüedad, eran una especie de barrios desordenados y sobrios pero llenos de carácter. En estos momentos me di cuenta que cometí un grave error, antes de salir me recomendaron dejarme la cámara por la cantidad de robos que hay en esta ciudad, me arrepentí completamente, era un riesgo que merecía la pena correr.

Entramos en una panadería, algunos compraron algo diferente a nuestra cultura para poder degustar. Sin embargo yo me conformé con estar un rato sentado. Allí nos quedamos para esperar a un amigo de Guillem, un lugareño que cada verano se toma unas buenas vacaciones en España. No tardó demasiado en llegar, se llamaba Mario y si, tenía el típico perfil italiano. Pronto nos puso al día sobre las cosas que podíamos visitar, eso no lo teníamos demasiado claro, pero había una cosa que si estaba segura: íbamos a comer en la mejor pizzería del lugar…

Espero que os haya gustado, la semana que viene la tercera parte de la entrega. Gracias por estar ahí.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

Deja un comentario

Offcanvas

Gracias por visitar nuestra web.