Continuamos con nuestra historia, puedes leer la primera parte del  Diario de Abordo (primera parte)

_41A2222

NÁPOLES SUBTERRANEA

Dimos un paseo por toda la ciudad, recorrimos los sitios más emblemáticos pero a mí me llamó especialmente uno la atención. Resulta que Nápoles contiene una ciudad subterránea. Se trata de un impresionante laberinto de galerías y túneles que recorren los subterráneos de la ciudad, en concreto el Barrio Español.

Desgraciadamente costaba dinero entrar, a Mar no le llamaba mucho la atención. Yo no me quería ir sin visitarlo, quizás sea la parte más espeleológica de mi la que me hizo empujar un poquito a los demás, aunque a Guillem, Cynthia y Alessandro les parecía interesante y al final entramos.

Eran dos horas de recorrido que nos venía perfecto para hacer boca antes de ir a comer.  Descubrimos todo aquello con fascinación, la ciudad subterránea se remonta al año 470 a.C., cuando los griegos que habitaban la zona, ante la necesidad de crear depósitos subterráneos para acumular agua, empezaron a crear grandes depósitos subterráneos de agua. En 1885, tras una grave epidemia de cólera, se decidió dejar de utilizar los depósitos subterráneos de agua de Nápoles.

Por entonces, la ciudad ya tenía un increíble laberinto de galerías y túneles subterrános, a los cuales se accedía por largos pozos que descendían desde cada una de las casa. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Nápoles subterráneo se convirtió en un gran refugio durante los bombardeos de la ciudad.

Oficialmente llegaron a habilitar 436 refugios, con el equipamiento necesario para que hasta 200.000 personas pudiesen permanecer en ellos durante los bombardeos.

Salimos de allí un poco helados, pero no nos dejó indiferentes a nadie, nos encantó.

 Era la 1 del mediodía y ya teníamos hambre, nos pusimos en marcha de camino a la pizzería.

Llegamos allí y había cola, como de costumbre. Que mejor espera que tomar una cerveza de rigor en el bar de al lado, donde el camarero nos hablaba de lo que le gustaba España, en concreto Ibiza… Nos parecemos tanto a los italianos.

Por fin era nuestro turno, entramos a la pizzería y nos quedamos alucinados con los precios, eran muy económicos y cada vez que llegaba el camarero con una pizza nos sorprendía todavía más lo grandes y sabrosas que estaban. Una cosa teníamos clara,  cuando volvamos a Nápoles volveremos a visitar aquel sitio, por cierto apuntad su nombre: “Sorbillo”.

ADDIO MARIO, GRAZIE DI TUTTO

Eran las tres y nos fuimos a tomarnos el café en una terraza, tranquilamente. Yo aproveché para hacer una micro siesta mientras el resto se estiraban de los pelos, había un ambiente muy gracioso entre Mar y Guillem. Se nos hicieron las 4 allí, nos levantamos y fuimos de camino al barco pero no sin antes ir en busca de la primera tienda que visitamos para que Guillem se comprara aquellas zapatillas que tanto le habían gustado. El sucumbió, sin embargo Cynthia se resistió a los precios bajos de aquel lugar y enseguida nos fuimos de vuelta.

Estuvimos un rato antes de subirnos al barco con Mario, él se quedaba allí y a nosotros nos dolía un poco. Se había comportado muy bien, era un chico muy amable y de no ser por él nuestra visita por Nápoles no hubiera sido lo mismo. Se despidió con su perfecto castellano y hubo que decirle hasta pronto, nos veremos en España.

NÁPOLES BAJO CUERDA

Era la hora de embarcar, nos fuimos demorando un poco y nos tocó ir con prisas pese a que ya estábamos en el puerto. Entramos y esperamos en recepción al equipo de Drone Spain para saber cuál era el timing de esa tarde. Buenas noticias para mí,  tocaba grabar las escenas de escalada.

Ya llevaba tiempo mirando el rocódromo del Sovereign con ganas de probarlo y hoy era el día. Grabaron unos cuantos planos del trayecto por la cubierta del barco hasta la llegada al rocódromo. Enseguida me puse mis pies de gato y un arnés que me dejaron. Calenté un poco mientras elegían la zona del rocódromo donde iban a grabar. Que cara se me quedó cuando la zona que habían elegido era la que solamente en un tercio de la vía estaban instaladas las presas para poder sujetarse. De todas formas no era importante, grabaron las escenas a baja altura y cuando acabaron aproveché para subir agarrándome a la textura del rocódromo. Ahora si que se complicaba todo. El que me aseguraba alucinaba un poco, normal, está acostumbrado a tratar con gente que nunca ha practicado este hermoso deporte. Cuando llegué arriba del todo, después de un par de intentos, me emocioné un poco por aquellas vistas: era un atardecer bonito, el cielo nublado entrelazaba  los rallos de Sol con los rostros de todos los que estábamos allí y la brisa nos acomodaba todas estas sensaciones. Las gaviotas pasaban cerca y tenía de frente toda la ciudad ¡qué bonito aquello!

En cuanto terminamos me fui con un par de compañeros a pedirme un mojito para celebrarlo antes de ir a cenar.

En el barco no se cenaba mal del todo, bueno, al menos a mí me gustaba todo lo que estaba escrito en la carta. Recuerdo que para no perder la costumbre, después de aquella cena nos fuimos un rato a la discoteca y como ya es habitual, a las 2 nos fuimos a dormir, bueno, no sin antes hacer un poco el gamberro por el barco, pero esa parte no os la voy a contar 🙂

CÁMARA, CUADRO Y… ACCIÓN

Hoy sonaba el despertador más pronto de lo habitual, pero no importa, madrugar es costumbre y más todavía si no te quieres perder Roma. Desayuno, cámara, las pilas cargadas y todos preparados, hoy nos tocaba grabar a los cinco, sin embargo la familia se vino con nosotros para aprovechar y visitar la ciudad. El barco había atracado en Civitavecchia y teníamos que coger el bus para acerarnos a Roma, lo del bus ya se había convertido en rutinario, no había nada escrito pero cada uno tenía claro dónde se tenía que sentar. De vez en cuando Hugo se sentaba conmigo, la verdad que me sorprendía que con sus catorce años ya parecía un adulto, incluso podría decir que mucho más adulto que gente que conozco (a veces incluso que yo mismo). hugo

Ya estábamos en Roma, nos detuvimos concretamente en el famoso Coliseo y era el momento de hacerle la competencia a todos los japoneses que llevasen cámara. Lance unos cuantos robados antes de ponernos a grabar.

drone arco 2

La escena que tenían pensada me gustó mucho, tenía que hacer como si se ponen todos para una foto, juntarlos un poquito haciendo gestos y con mi propia cámara tomarles unas fotos. No sé por qué pero enseguida me metí en el papel… Eso sí, la foto también me la guardé, estas cosas me las tomo muy en serio.

arco

No fueron las únicas fotos que tomé, aproveché que Alessandro estaba espléndido para hacerle medio reportaje. La verdad que es imposible no tomarse la vida a broma estando a su lado, es magnífico.

Alessandro 4 alessandro 3 alessandro 2 alessandro 1

Continuamos las escenas desde otra perspectiva del coliseo, Guillem se convirtió en un funambulista fantástico pues ese era su acting, por supuesto una escena brutal.

Al terminar en el coliseo fuimos directos hacia el Trastévere, uno de los barrios más agradables de la ciudad. Su aire bohemio y tranquilo era capaz de encandilar a todos los turistas que estábamos por allí.

trastevere 1

Allí nos paramos a comer algo antes de grabar, en este caso un sabroso plato de pasta italiana que todavía escondo su sabor ¡Que rico!  Creo que fue la primera vez que íbamos bien de tiempo, nos esperamos hasta el café, todo un lujazo.

trastevere 2

Pronto empezaron a revolucionarnos, comenzó a llover un poquito y había que grabar un par de escenas más. Nos paramos bajo un toldo para no mojarnos y a los cinco minutos, mientras Sandra y Peter preparaban la cámara, no sé de dónde demonios aparecieron Daniel y Jaime trayendo consigo una bicicleta muy bohemia que encajaba perfectamente para la escena.

GLUB GLUB

Era el turno de Mar y mío, bajábamos una calle muy bonita montados en la bici, ella iba detrás y al principio costaba un poquito pero enseguida nos cogimos a aquella bici tan intrincada. El suelo estaba mojado, era de piedra y a pesar que era más complicado conducir la bici por allí, desde la cámara se veía genial, hacía un reflejo muy bonito que se combinaba con las flores de los balcones o la ropa tendida. Creo que fue una de las escenas más bonitas que grabamos, como dice Quique “con mucha info”. Terminábamos el recorrido montados en bici hasta el final de la calle, allí había una terracita que hacía esquina con unas mesa donde nos encontrábamos con Alessandro, Guillem y Cynthia que estaban tomándose un café, el resto os lo imagináis; saludos, risas y abrazos.

Pronto grabamos un par más in extremis, esta vez era el turno de Mar y Cynthia mirando unos escaparates hasta que la lluvia y el tiempo jugaron en nuestra contra y tuvimos que terminar.

trastevere 3

De vuelta al autobús nos calló el monzón, pero no lo pasamos tan mal como la familia Moragas, ellos nos estaban esperando hasta que los recogieramos en bus donde habíamos quedado. Nos los encontramos chopados de arriba abajo, creo que por hoy ya se habían duchado lo suficiente. Tampoco era demasiado problema para Elise, la pequeña de los Moragas, si debería utilizar una palabra para definirla sería terremoto, ella siempre estaba jugando y sobretodo sonriente (me la quería llevar a casa, era un solete).

trastevere 4

Llegamos al barco, allí nos esperaba una bonita siesta, bueno, al menos a mí, pero no sin antes pasar una horita por el gimnasio para no sentirme culpable con todo lo que había comido ese medio día.

Cuando resucité de la siesta nos volvimos a juntar todos, después descubrí que habían grabado unas cuantas escenas del resto de modelos haciendo deporte en el gimnasio, menos mal que me escapé, me sentó divinamente esos minutos de descanso.

Si el bus se había convertido en rutina, irnos a la discoteca después de cenar también lo era. Aquella noche nos divertimos en grande, habían unos animadores que sacaban a la gente a participar y cómo no salió Alessandro. Esa noche nos reímos muchísimo, descubrimos que Alessandro es puro espectáculo y creo que de él aprendí a bailar “viviéndolo” (Cynthia no se quedaba corta). Me encanta el grupo que habíamos formado, con estos cuatro podría viajar a China con los ojos cerrados.

 Espero que os haya gustado, pronto os seguiré hablando de como acaba este fantástico viaje.

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Offcanvas

Gracias por visitar nuestra web.